Archivo de la etiqueta: Wikileaks

Los intereses de EEUU en las revueltas de Venezuela

El Gobierno de EEUU financia a la oposición venezolana, algo que Wikileaks ya demostró.

Desde hace ya varias semanas la sociedad occidental ha sido testigo de los enfrentamientos en Venezuela a través de sus medios de comunicación.  Muchos han podido observar o leer escenas de una violencia extrema, supuestamente, orquestada por parte del gobierno. Pocos, sin embargo, han podido contrastar las informaciones en nuestros medios de comunicación habituales, y pocos, se han preguntado qué hay de cierto en todas estas informaciones, pese a que al investigar un poco acerca del tema pueden observar desde el inicio diferencias abismales entre los diferentes medios a nivel internacional, o incluso sorprenderse, sin llegar a profundizar en el tema, del papel de EEUU en este conflicto.

El Gobierno de EEUU ha estado financiando a la oposición venezolana durante al menos 12 años, y esto es algo que Wikileaks ya demostró. La organización de Julian Assange publicó la relación de EEUU con este país, al que ha intentado desmantelar una y otra vez a través de golpes de Estado para deshacerse del Gobierno de Hugo Chávez y reemplazarlo por alguien más afín a su ideología, con todos los beneficios que le traería el asunto. De hecho el propio Departamento de Estado estadounidense ha reconocido su relación con las personas y organizaciones involucradas en el golpe militar que se produjo en Venezuela de 2002.

decd1e6c-2098-4210-8bbb-e18ffe573dfeJóvenes Mexicanos solidarios con la Revolución Bolivariana y la Coordinadora Mexicana en Solidaridad con Venezuela denunciaron la injerencia de EU en los asuntos internos de Venezuela. Foto Cuartoscuro

Sin embargo, su financiación no es probablemente la contribución más importante en Venezuela (no hay que olvidar que la oposición venezolana tiene la mayor parte de la riqueza y los ingresos del país y no necesita grandes ayudas económicas), su papel más importante ha sido a través de sus herramientas de presión internacional, donde se encuentran esos medios de comunicación, encargados de presionar desde el exterior contra la unidad interna del país, todo el mundo sabe que en Venezuela hay un problema de clases que no es nuevo, y donde EEUU ha intentado sacar tajada.

Muchos os preguntaréis pues, qué lugar ocupan los estudiantes en todo este asunto, y qué hay detrás de sus protestas, ya que hay algo que no cuadra. Se ha difundido una imagen de una juventud frustrada con el chavismo (el anterior gobierno de Hugo Chávez, del cual ahora es heredero el ejecutivo de Nicolás Maduro) pero el 60% de la población en Venezuela tienen menos de 30 años por lo que esa juventud que se manifiesta en la calle estos días tendría que haber tumbado al chavismo en las elecciones. Sin embargo, hace apenas tres meses el chavismo volvió a ganar en las urnas por una sobrada mayoría.

a239ba93-61ee-491a-9257-9db29922a54eFoto Reuters.

Pues bien, las grandes corporaciones  internacionales han participado, a través de  la información, en la construcción y  proyección de una imagen heroica y  luchadora del sector universitario del país,  y han generalizado a una juventud  frustrada y pesimista que no existe. Y aquí  la manipulación ha sido más que evidente  demostrándose que han sido utilizadas  imágenes de represiones contra estudiantes  de otros países.

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article64397

http://actualidad.rt.com/actualidad/view/119992-venezuela-oposicion-foto-perro-grecia-manipular

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=181405

http://www.telesurtv.net/articulos/2014/02/14/manipulacion-de-imagenes-y-guerra-psicologica-en-venezuela-y-las-redes-776.html

La imagen del estudiante es utilizada para generar una solidaridad casi automática, pero si leemos las reivindicaciones de estos estudiantes nada tienen que ver con un discurso reivindicativo concreto ni se movilizan por los derechos humanos de la población, estos estudiantes de la oposición antichavista tienen un discurso puramente ideológico con argumentos que a veces rozan el clasicismo o el racismo. Curioso es, que uno de estos líderes estudiantiles, Lorent Saleh, fuera el año pasado orador  en un encuentro de un partido nazi en Colombia.

Es importante destacar que si bien los altercados callejeros (“guarimbas” en Venezuela) se han dispersado por toda la geografía nacional, éstos siguen localizándose en los barrios de clase media alta, barrios opositores que cuentan con el apoyo financiero o mediático de los EEUU y sus aliados. Barrios donde los jóvenes jamás han pisado una zona popular, barrios con un estilo de vida a la europea, con posibilidades de viajar y estudiar en el extranjero, barrios donde los grupos de opositores se manifiestan cruzando cables de púas a 1,20m de altura para descabalgar a los motorizados chavistas (al menos dos muertos ya por esta práctica), y barrios donde el opositor Henrique Capriles es recibido con los brazos abiertos. En Caracas, por ejemplo, este fenómeno se produce en las zonas acomodadas del eje La Castellana-Altamira-Palos Grandes-Sebucán, el equivalente al Barrio de Salamanca de Madrid.

ImagenManifestantes opositores en Venezuela. Por  Staff Puebla On Line. 12-02-2014

Lo que queda claro es que la violencia golpista y la guerra mediática internacional están al orden del día en cuanto a Venezuela se refiere. A la sociedad sólo le queda una vía: buscar datos y llevarse poco por la ingenuidad. El chavismo ha ganado 18 de las 19 elecciones celebradas desde 1998 acreditadas cada una de ellas por una amplia observación internacional que impedía cualquier fraude electoral.

Y por si todos estos datos fueran pocos, recientemente se ha publicado la II Encuesta  Nacional de la Juventud. Hacía veinte años que no se realizaba un estudio de estas características (10.000 entrevistas personales a personas de entre 15 y 29 años de todo el país), con los siguientes resultados: El 90% cree que su titulación académica le brindará “muchas o bastantes posibilidades laborales”; un 93% sostiene que puede aspirar a un empleo mejor que el que tiene en la actualidad; un 98% continuará formándose, ya que piensa que los estudios le servirán para lograr un trabajo satisfactorio. Compárese esos índices con los de la España del 56% de desempleo juvenil y los miles de universitarios que se preguntan cada día para qué han estudiado. Un 77% de los jóvenes señala que se quedará en su país, por tan sólo un 13% que afirma que se quiere marchar. Datos que contradicen las informaciones vertidas estos días por los medios de comunicación occidentales de que la juventud desea salir huyendo de Venezuela. En ese contexto, varias ONG, asociaciones y algunas formaciones artísticas como el grupo The Rebel Diaz Art Collective, han criticado a diversos medios de comunicación, como CNN, Univisión o algunos medios privados del país suramericano, por vender imágenes distorsionadas de los sucesos actuales para manipular la opinión pública a favor de las multinacionales norteamericanas, y han comparado los hechos actuales con lo acontecido durante el gobierno de Salvador Allende en Chile, donde la Agencia Central de Inteligencia y la oligarquía de esa nación llevaron a cabo un intento de “golpe suave” mediante el acaparamiento de productos básicos.

Golpe-suave2El autor del polémico ensayo titulado “De la dictadura a la democracia”, describe 198 métodos para derrocar Gobiernos mediante “golpes suaves”, y considera que la estrategia se puede ejecutar en cinco pasos recopilados por la agencia Russia Today (RT).

Mariu Berruezo

Voz y Libertad

Porque en los tiempos que corren el oficio de periodista sigue siendo una profesión de alto riesgo en la mayor parte del mundo (aunque en muchos sitios esto se quiera disfrazar) y porque un derecho básico para el ser humano es la libertad de información, se reúnen aquí y ahora estas palabras.

 

La libertad de prensa sigue siendo un reto a conseguir en este siglo XXI, son muchos los países donde los informadores no pueden realizar su labor libremente, sin ningún tipo de presiones, incluso en esos Estados que se autoproclaman orgullosamente  democráticos. Estos mismos países, potencias mundiales en venta de armamento y fortunas particulares, no dudan en señalar a otras naciones como instigadoras de la libre información. Y la realidad es que tanto unos como otros hacen un flaco favor a los derechos de informar y de estar informado.

 

Según informa la organización Reporteros Sin Fronteras en su informe ‘Predators of Freedom Information in 2013’, en el mundo actual existen 39 líderes, gobiernos, milicias u organizaciones criminales que amenazan la libertad de los informadores en todo el mundo. En esta larga lista destacan nombres como el presidente de Cuba, Raúl Castro, el mandatario sirio, Bashar Al-Assad, la milicia islamista Al-Shabaab que actúa en Somalia, el presidente de Rusia, Vladimir Putin o el mandatario norcoreano, Kim Jong-Un. Cada uno de los acusados por la organización, quien argumenta con hechos cada una de las denuncias, atenta de alguna manera contra la libertad de expresión en sus territorios, dificultando o haciendo casi imposible la labor de los informadores nacionales y/o extranjeros. Sin embargo, a la luz de los últimos hechos acontecidos parece que este informe se queda corto y desactualizado.

 

Los otros depredadores

Existen otros muchos depredadores de la libertad de expresión en el mundo actual. Presidentes, gobiernos y distintos poderes que no dudan en autodenominarse ‘democráticos’ y ‘tolerantes’, cuando sus actuaciones no hacen más que demostrar lo contrario. No hay que irse muy lejos, en territorio español (cuyo presidente ha innovado las ruedas de prensa con la plasma-conferencia) han sido varios los informadores gráficos que se han visto agredidos o detenidos al cubrir manifestaciones en distintas ciudades. El caso más sonado ha sido el de Raúl Capín y Adolfo Luján, dos fotógrafos que fueron detenidos en sus domicilios tras capturar las imágenes de actos violentos en manifestaciones, en las que supuestamente aparecerían como encapuchados miembros del Cuerpo Nacional de Policía.

 

Los reporteros gráficos, puestos en libertad posteriormente, fueron  acusados en su momento de agredir a la policía. Sin embargo, según ellos mismos relatan, el interrogatorio al que fueron sometidos se basaba en las imágenes tomadas y quién aparecía en ellas, lo que muestra una preocupación extrema e irracional por parte de las fuerzas de seguridad, quienes se suponen no cometen ningún delito durante sus cargas contra los manifestantes. Mientras esto ocurre, las principales asociaciones de periodistas en España permanecen calladas, a la espera de más información o una resolución judicial. El miedo y la seguridad son opciones por las que muchos se decantan en detrimento de la libertad, no la suya propia, sino la libertad de la sociedad en su conjunto.

 

Siguiendo esta línea de falsa libertad informativa en España, están los casos de los principales diarios de información general y cadenas de televisión (públicas y privadas) que a la hora de ofrecer los hechos, la verdad objetiva, sobre lo ocurrido con casos de corrupción, Casa Real, partidos políticos, sindicatos y empresas multinacionales; prefieren seguir las directrices de la dirección que tienen que ver más con los intereses personales y empresariales que con la profesión periodística. Esto no es Periodismo, por mucho que algunos pretendan en disfrazarlo como tal.

 

Sin embargo, este fenómeno que atenta contra la profesión y la libertad de expresión no es algo único y patrio. Fuera de las fronteras españolas se tienen otros ejemplos, como el imperio de medios de comunicación del ex primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, quien no ha dudado ni duda en usar sus programas y publicaciones de máxima audiencia tanto para defenderse de sus causas judiciales como para beneficiar a su formación política de turno. Pero quizás el caso más llamativo y peligroso parece ser el atentado contra la libertad de expresión que ha cometido y seguramente sigue cometiendo Estados Unidos.

 

Una de las mayores potencias del mundo, con un gobierno que gracias a la figura y el carisma mediático de su presidente, Barack Obama, se ha ganado especialmente la atención del público internacional; ha sido acusado de cometer uno de los mayores casos de espionaje de la historia. Una de las más importantes agencias de noticias del mundo, Associated Press (AP), ha sido espiada por los servicios estadounidenses de la CIA. Pero no solo estos periodistas han visto como la gran Agencia les ponía en su punto de mira, los casos de espionaje han ido más lejos y según ha revelado el ex agente de la CIA, Edward Snowden, Estados Unidos también ha estado espiando a la Unión Europea, a Naciones Unidas y a 38 Embajadas de otros países.

 

El atentado contra no solo la libertad de información, sino contra libertades y derechos fundamentales ya está cometido. Pero lejos de enmendarse del error, el gobierno de Estados Unidos se defiende con el ya rancio argumento de la seguridad nacional y persigue por todo el mundo, cual loco obsesionado, al origen de sus problemas: la fuente que ha revelado tal información. Como sucediera con el soldado Bradley Manning (en pleno juicio militar por revelar informaciones secretas y violaciones de derechos humanos cometidas por el Ejército estadounidense, veáse Collateral Murder Iraq) o Julian Assange, fundador de Wikileaks, el medio que ha filtrado todos los cables diplomáticos estadounidenses, Edward Snowden se ha convertido en el objetivo del gobierno Obama.

 

Que algún país otorgue asilo a este hombre es su única esperanza, porque si EEUU le captura su destino será terrible. Tal vez no se dé a conocer, como está ocurriendo con Manning, pero es fácil adivinar que será parecido al de cualquier reo en los países denominados dictatoriales o no democráticos. Pero es Estados Unidos el país de la mal llamada libertad, así que seguramente una cortina de ‘nosotros, los salvadores del mundo’ distraerá la atención de estos crímenes que pasarán factura a la Humanidad.

 

Y así la libertad de información y el derecho a estar informado serán una realidad ficticia, un sueño de verano, pues mientras en los países autoproclamados como democráticos se dedican a señalar con el dedo las injusticias cometidas en otros rincones del mundo, el silencioso yugo de la falsa seguridad va ahogando poco a poco nuestra libertad.

 

Ruth García Hernández