Cuba 55 años después de la Revolución

A lo largo de la historia de la humanidad son muchos los ejemplos de países en lucha por conseguir su independencia y soberanía, pero sin duda hay uno que destaca entre todos ellos: Cuba y su revolución, fuente de inspiración para todos aquellos pueblos amantes de la libertad.

El pasado día 1 la revolución cumplió 55 años, 55 años llenos de grandes logros que merecen toda nuestra atención en este humilde y pequeño espacio.

Imagen

Foto: Fidel Castro el pasado 1 de Enero. Fuente Cubadebate.

Echando la vista atrás hay que recordar que las raíces de la revolución cubana se remontan al s.XIX y a las guerras de independencia y es importante hacer un breve pero intenso recorrido por su historia para entender y dar el valor que se merece a un pueblo que ha hecho grandes sacrificios a lo largo de su historia, y a un país al que no se le puede medir con los mismos parámetros que cualquier otro en nuestros días.

Cuba es una de las más antiguas inquietudes de la política exterior de EEUU. En 1985, Thomas Jefferson señaló la importancia de la isla, subrayando que su posesión era necesaria pues ésta era la llave del Golfo de México. En 1823, el que sería presidente de EEUU, John Q. Adams señalaba que Cuba sería incapaz de sobrevivir por ella misma y tendría necesariamente que gravitar alrededor de la Unión Norteamericana. Así, durante el s.XIX, EEUU intentó al menos 6 veces comprar Cuba a España. A pesar de la superioridad material de ésta, España en 1898 se encontraba vencida en los campos de batalla por los independentistas cubanos y en abril de ese mismo año, tras la misteriosa explosión del buque de guerra estadounidense The Maine en La Habana, EEUU solicitó permiso para intervenir militarmente en Cuba e impedir que la isla consiguiera su independencia. (Como sabemos éste es un recurso muy utilizado por la política exterior estadounidense a lo largo de su historia para conquistar e invadir territorios ajenos).

En tres meses EEUU tomó el control de la isla y firmó un acuerdo con España sin la presencia de los cubanos, al que se le negó su derecho a decidir.

De 1898 a 1902 EEUU ocupó Cuba y estableció la enmienda Platt que prohibía que Cuba firmara cualquier acuerdo con un tercer país o contratara una deuda con otro país, además, daba derecho a EEUU a intervenir en cualquier momento en los asuntos internos de Cuba y obligaba a la isla a arrendarle indefinidamente la base naval de Guantánamo. Hasta 1958 Cuba dependía totalmente de EEUU y éste intervenía militarmente en cuanto sospechaba cualquier movimiento revolucionario.

En 1952 se celebraban elecciones presidenciales, pero éstas se vieron frustradas por un golpe militar el 10 de Marzo por el Coronel Fulgencio Batista, el cual instauró una dictadura militar apoyada por EEUU y por la cual llevó al pueblo a un estado de esclavitud, donde el acceso a la sanidad y la educación eran privilegio de unos pocos, imaginaros el resto.

El 26 de Julio de 1953 un joven abogado llamado Fidel Castro se pone al frente de una pequeña expedición (131 hombres) con el objetivo de tomar el control de la ciudad de Santiago y lanzar un llamamiento a la revolución en todo el país para derrocar la dictadura de Batista. Capturado unos días después fue condenado a prisión y liberado dos años más tarde donde desde el exilio en México organizaría la expedición Granma junto a Ernesto Guevara. Mientras, EEUU con su presidente Eisenhower a la cabeza continuó suministrando armas al ejército de Batista y con la firme intención de que no llegara la independencia.

Vemos así que la hostilidad de los EEUU hacia Cuba no empieza en el contexto de la Guerra Fría, ni siquiera con la llegada al poder de Fidel Castro, es la independencia lo que verdaderamente le jode a EEUU, y no que como muchos creen, Fidel sea comunista.

El 1 de Enero de 1959 triunfa la revolución cubana escribiéndose así una de las páginas más emotivas de la humanidad. Hoy, 55 años después valoramos lo que vino después, y el futuro después de la revolución no era nada esperanzador pese a los que muchos piensan, Cuba tuvo que construir su futuro en un clima de plena hostilidad por parte de los EEUU y sus aliados y no sólo se ha tenido que enfrentar a diversas invasiones armadas desde el triunfo de su revolución, sino que, el saqueo y las duras sanciones económicas que vinieron después han supuesto el principal obstáculo para el pleno desarrollo de la isla.

Imagen

A pesar de todos estos obstáculos, Cuba es un innegable éxito social: al dar la prioridad a los más desheredados con la reforma agraria y la reforma urbana, al erradicar el analfabetismo, al desarrollar la educación, la salud, la cultura y el deporte, Cuba ha creado la sociedad más igualitaria del continente latinoamericano.

Cuando hablaba de no poder medirla con los parámetros de cualquier otro país al principio de este artículo, hablaba de todos éstos hechos, de no olvidar La ley Torricelli, (promulgada por el ex presidente George Bush (padre) en 1992, en plena campaña electoral, con el propósito entre otros, de ganarse al electorado de la Florida. Tiene como objetivo fundamental aislar totalmente a Cuba del entorno económico internacional y hacer colapsar su economía. Las disposiciones contenidas en esa legislación, de carácter profundamente extraterritorial, constituyen una flagrante violación de las normas internacionales que rigen la libertad de comercio y navegación y reflejan el desprecio hacia la soberanía de terceros Estados), ni la Ley Helms-Burton. (Proyecto legislativo nombrado “Ley para la libertad y la solidaridad democrática cubana”, que contempla la internacionalización del bloqueo; la negativa de créditos y ayuda financiera a países y organizaciones que favorezcan o promuevan la cooperación con Cuba; dificultando la inversión extranjera en la isla).

Imagen

Salim Lamrani, Doctor en Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de la Universidad Paris Sorbonne-Paris IV, profesor titular de la Universidad de La Reunión, y periodista especialista de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, en su último libro titulado  “Cuba. Les médias face au défi de l’impartialité”, con un prólogo de Eduardo Galeano, hace una valoración de la política cubana en estos 55 años, y muestra hechos y datos sobresalientes de ella, muchos de ellos nombrados a continuación:

Según la UNESCO, Cuba dispone de la tasa de analfabetismo más baja y de la tasa de escolarización más alta de América Latina. El organismo de las Naciones Unidas señala que “la educación ha sido la prioridad en Cuba desde hace más de 40 años. Es una verdadera sociedad de educación”. Su informe sobre la educación en 13 países de América Latina clasifica a Cuba como primera en todas las asignaturas. Según la UNESCO, Cuba es la nación del mundo que consagra la parte más elevada del presupuesto a la educación, con cerca del 13% del PIB. El programa de alfabetización cubano “Yo, sí puedo”, lanzado en 2003, permitió que 7 millones de personas de los cinco continentes aprendieran a leer, escribir y sumar.

En cuanto a sanidad, Cuba tiene una tasa de mortalidad infantil de 4,6 por mil, o sea la más baja del continente americano, más baja que la de Canadá o Estados Unidos. Es la nación que dispone del mayor número de médicos per cápita del mundo, con 85.000 profesionales para 11,1 millones de habitantes. Según el New England Journal of Medecine, la revista médica más prestigiosa del planeta, “el sistema de salud de Cuba ha resuelto problemas que el nuestro [el de Estados Unidos] todavía no ha logrado resolver”. La revista subraya que “Cuba dispone ahora del doble de médicos por habitante que Estados Unidos. Cuba acoge a decenas de miles de estudiantes procedentes de los países pobres, les ofrece formación universitaria gratuita de alto nivel y se encarga de todos los gastos. La Escuela Latinoamericana de Medicina de La Habana es una de las más famosas del continente americano y ha formado a varios miles de profesionales de la salud procedentes de más de 123 países.

Según la UNICEF, “Cuba es un ejemplo en la protección de la infancia” y un “paraíso de la infancia en América Latina”, y enfatiza que Cuba es el único país de América Latina y del Tercer Mundo que ha erradicado la desnutrición infantil.

Theodor Friedrich, representante de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Cuba, reconoció el pasado diciembre que la Isla es el único país en la región en erradicar completamente el hambre. Frederich respondió así a la pregunta de cuál ha sido el adelanto o el retroceso de los programas alimentarios en América Latina y qué países de la región cumplirán con las metas del Milenio relacionada con la disminución del hambre.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD), Cuba es el único país de América Latina y del Tercer Mundo que se encuentra entre las diez naciones del mundo con el mejor Índice de Desarrollo Humano sobre los tres criterios “esperanza de vida, educación y nivel de vida” durante la última década.

Gracias a la Operación Milagro que lanzó Cuba en 2004, que consiste en operar gratuitamente a poblaciones pobres víctimas de enfermedades oculares, cerca de 2,5 millones de personas de 28 países recobraron la vista.

Y por si todo esto fuera poco, según el World Wild Fund for Nature (WWF), la organización más importante de defensa de la naturaleza, Cuba es el único país del mundo que ha alcanzado un desarrollo sostenible.

Si tenemos en cuenta que el daño político-socio-económico comercial y financiero de los EE.UU contra Cuba, está claro que con estos datos en la mano, no hace falta tener mucha imaginación ni ser economista, basta darse cuenta de que con sus defectos, errores y virtudes, la calidad de vida, nivel de bienestar político-económico-socio-cultural del pueblo cubano seria de no haber existido y seguir existiendo este cobarde y genocida bloqueo sin lugar a dudas y con mucha diferencia el más elevado del planeta.

No puedo olvidar mencionar a dos de las personas que más humildemente y sabiamente han hablado de Cuba, de los cubanos, y de Fidel. Ellos son Nelson Mandela y Eduardo Galeano y con ellos y sus sabias palabras me gustaría terminar recordando a ese pueblo que a pesar de sus dificultades sigue siendo un símbolo de dignidad y de resistencia en este mundo globalizado.

El escritor uruguayo Eduardo Galeano decía un día: “En un mundo donde el servilismo es alta virtud, resulta raro escuchar la voz de la dignidad que representa Cuba. Esta revolución, castigada, bloqueada, calumniada, ha hecho bastante menos de lo que quería pero mucho más de lo que podía. Y sigue cometiendo la peligrosa locura de creer que los seres humanos no están condenados a la humillación de los poderosos del mundo.”

También Nelson Mandela ha tenido en numerosas ocasiones palabras emotivas para Cuba. He aquí un ejemplo de ellas durante un discurso en La Habana:

“El pueblo cubano ocupa un lugar especial en el corazón de los pueblos de África. Los internacionalistas cubanos hicieron una contribución a la independencia, la libertad y la justicia en África que no tiene paralelo por los principios y el desinterés que la caracterizan. Admiramos los sacrificios del pueblo cubano por mantener su independencia y soberanía ante la pérfida campaña imperialista orquestada para destruir los impresionantes logros alcanzados por la Revolución Cubana.”

Mandela también mostró su agradecimiento al pueblo cubano por la desinteresada ayuda que le han ofrecido a África:

“Yo me encontraba en prisión cuando por primera vez me enteré de la ayuda masiva que las fuerzas internacionalistas cubanas le estaban dando al pueblo de Angola —en una escala tal que nos era difícil creerlo— cuando los angolanos se vieron atacados en forma combinada por las tropas sudafricanas, el FNLA financiado por la CIA, los mercenarios y las fuerzas de la UNITA y de Zaire en 1975. Nosotros en África estamos acostumbrados a ser víctimas de otros países que quieren desgajar nuestro territorio o subvertir nuestra soberanía. En la historia de África no existe otro caso de un pueblo que se haya alzado en defensa de uno de nosotros. Sabemos también que esta fue una acción popular en Cuba. Sabemos que aquellos que lucharon y murieron en Angola fueron solo una pequeña parte de los que se ofrecieron como voluntarios. Para el pueblo cubano, el internacionalismo no es simplemente una palabra, sino algo que hemos visto puesto en práctica en beneficio de grandes sectores de la humanidad.”

Mandela terminó su discurso diciendo:

“¡Viva la Revolución Cubana!

¡Viva el compañero Fidel Castro!”

Imagen

Mariu Berruezo.

Anuncios

2 pensamientos en “Cuba 55 años después de la Revolución”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s