Agua para todos

A pesar del crecimiento extraordinario de la riqueza en los últimos cincuenta años, en que la producción mundial casi se ha cuadruplicado, aún no ha sido posible garantizar a todos los seres humanos el acceso a un derecho tan vital como es el agua. Más de 1.400 millones de personas no tienen acceso al agua potable, más de 2.000 millones no tienen acceso a servicios sanitarios, más de 3.000 millones de seres humanos no se benefician de ningún tratamiento de aguas usadas, y alrededor de 15 millones de personas mueren al año por falta de agua potable. Con estas cifras, no cabe duda de que estamos ante un caso de emergencia humanitaria al que todavía parece que no se le hace el caso suficiente.

 

ImageEn 1997 la ONU organizó la llamada Conferencia sobre el Agua que, lejos de traducirse en medidas reales, giró sobre tres acciones: dar prioridad a la innovación tecnológica, la comercialización del agua, y la privatización de los servicios del agua. Es sorprendente leer los argumentos de los defensores de la comercialización: se supone que evitará el derroche y los usos inadecuados. No se dió prioridad al acceso a un recurso vital para todos los seres humanos, en lugar de ello se limitó aún más el acceso a través de intercambios económicos, y metiendo a las empresas en un negocio redondo: multinacionales como Coca-Cola o Nestlé a día de hoy invierten más dinero en embotellar y comercializar agua que en los  productos por los que se les reconoce, como el refresco de cola o el chocolate. No cabe duda de que con estas medidas la ONU puso el negocio en bandeja.

 

El agua es un bien común y universal, y así debería ser considerado sobre todas las instancias, ya que el ser humano no puede elegir: la necesita para su supervivencia. Considerarla un bien de mercado va en contra de los Derechos Humanos más básicos, pero parece que eso no va con las empresas, y que las instituciones internacionales miran para otro lado, o directamente promocionan y facilitan este negocio y mal reparto del agua.

 

El Manifiesto del Agua hace propuestas muy interesantes: extender internacionalmente la concepción del agua como patrimonio de la humanidad sería un buen primer paso para tomar conciencia social sobre la importancia de consumirla con solidaridad y promocionar su reparto equitativo, especialmente hacia países que no cuentan con ella de forma natural. Todo ello necesita de políticas que apoyen este concepto y que a día de hoy son prácticamente inexistentes, estando el mercado del agua repartido entre el gran capital. Esto es algo que necesita ser cambiado con urgencia: el acceso al agua y sus servicios relativos deben ser de financiación pública y responsabilidad de la colectividad, solo así los ciudadanos serán dueños de su propia agua.

 

Image

¿Quién es el “dueño” de esto?

 

La privatización de los servicios públicos es, desde mi punto de vista, la seña de identidad del capitalismo más maduro y agresivo. No hace tantos años, al menos en España -que no es ni mucho menos ejemplo de modernidad- los servicios públicos eran una aceptación pública y no se cuestionaban por nadie, ni desde los gobiernos. Aznar cambió esta forma de ver la realidad social privatizando Endesa, Repsol, o Telefónica, todo con la excusa de la eficiencia y eficacia en la gestión, que por lo visto siempre es mejor desde el sector privado. Años después nos encontramos con que somos el país que más paga de teléfono y servicios de internet en toda la Unión Europea, y que además tenemos los de peor calidad. Eso por poner como ejemplo solo la evolución del plan de negocio de telefónica. Visto así, ¿cómo pretenden convencernos de que privatizar el agua sería en beneficio de todos? La memoria histórica en estos casos es básica para ser realmente conscientes de cuáles son los verdaderos planes que hay detrás del discurso político y sus innumerables justificaciones.

 

El impuesto mundial del agua que propone el Comité para el Contrato Mundial del Agua podría ser una buena apuesta por la internacionalización del valor humano -que no económico- de este recurso. De esta manera los políticos ya no tendrían la excusa de la financiación para sufragar los costes del reparto equitativo del agua, y el proceso seguiría estando sustentado con dinero público manteniendo lejos a multinacionales con ganas de sacar tajada. Una Autoridad Mundial del Agua podría orquestar este proceso. Hasta hoy, ninguna intitución internacional ha dado salida real al desigual reparto del agua y a los problemas que ello acarrea a millones de personas en todo el planeta, por lo tanto no es nada descabellado pensar en alternativas, como una nueva institución que de forma independiente desarrolle las necesidades y urgencias en relación con el agua.

 

Image

 

Lo que está claro es que no se puede meter a este recurso tan natural y básico en el saco de los “bienes de mercado” o “de consumo”, y que quienes lo hacen demuestran carecer de la ética más básica. ¿Qué podemos hacer nosotros, a título personal? Tratar de no comprar agua embotellada, es mejor utilizar filtros para limpiarla y envases de vidrio o metal para transportarla: para hacer una botella de plástico se necesita tres veces el agua que contiene. Además de los ya conocidos trucos de ahorro doméstico como darse duchar cortas o regar las plantas por la noche. Un reparto equitativo de un recurso parte de un planteamiento necesario: el uso responsable. Después de hacer nosotros ese uso racional, podremos pedir a la política que haga el favor de para los pies a quienes perpetúan esta vergüenza mundial.

 

Alba Sánchez Serradilla

 

Anuncios

2 pensamientos en “Agua para todos”

  1. el gran problema de que los recursos no llegen a todos no es sinó que todo es negocio.
    ¿Qué podemos esperar de un mundo donde aún se comercia con seres humanos.El privatizar lo que es de todos no es sinó una manera de repartirse el pastel entre sus amigetes de turno.
    Estoy harto de tanta mentira y tanta hipocresía.

    1. Gracias Manuel, apuntamos el tema del comercio con seres humanos para un próximo artículo, ya que es de vital importancia destapar la cara más siniestra de nuestra realidad. Gracias por introducirlo.

      Por lo demás, hay mucha gente trabajando para el cese de estos negocios infames, nos sumamos contigo a su causa.

      MD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s