HIPOCRESIA NUCLEAR: IMPERIO VS. IRÁN

“Un acuerdo histórico ha sido alcanzado entre Irán y las seis potencias mundiales para frenar el desarrollo del programa nuclear de Teherán, a cambio de levantar algunas sanciones”. Estos abundantes titulares, iguales o semejantes, han llenado nuestras páginas y telediarios desde el pasado domingo. El acuerdo – descrito como un acuerdo inicial de seis meses – incluye “limitaciones importantes que ayudarán a evitar que Irán pueda crear un arma nuclear”, dijo el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en un discurso televisado a nivel nacional. Pues bien, a una se le remueven cuanto menos las entrañas cuando lee tales titulares seguidos de una descomunal hipocresía.

Empecemos por los hechos. Lo que es un hecho demostrable es que Israel se ha negado a firmar el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), y que posee un poderoso arsenal nuclear no declarado ni sujeto a ningún control de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA). Además, Israel ha dicho que tiene la intención de borrar a Irán del mapa y a menudo amenaza a Irán, pero con insolencia se ha negado a hacer cualquier tipo de promesa de no usar sus armas nucleares.

Siguiendo con los hechos, por otra parte, Irán ha firmado el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), ha aceptado el control de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), no posee ningún arsenal nuclear, y ha insistido en varias ocasiones que su programa nuclear responde a propósitos pacíficos-como sigantario del TNP tiene derecho al uso de esta tecnología-, que no cree en el uso de armas atómicas, ni tampoco tiene intención de adquirir armas nucleares u otras de destrucción masiva, por sus fuertes principios religiosos. Además, Iran no ha atacado a ningún país desde la época de Ciro antes de Jesucristo mientras que Israel ha iniciado varias guerras en la región en sus 60 años de historia.

A pesar de esto, Iran ha sufrido a lo largo de los últimos años duras sanciones por sus supuestas actividades nucleares, presión ejercida sobre todo por el todopoderoso Estados Unidos (recordemos que es el único país que hasta ahora ha utilizado su arsenal atómico contra objetivos civiles: Hiroshima y Nagasaki), y su presidente, el premio nobel de la paz, Barack Obama. Pues bien aunque esto es una realidad, a quien no le guste, que siga leyendo porque el tema tiene “chicha”.

No hace falta decir que estoy completamente en contra del desarrollo de armamento y energía nuclear, pero: ¿No os parece cínico que el Consejo de Seguridad de la ONU, cuyos cinco miembros permanentes poseen bombas atómicas castiguen a Irán por desarrollar un programa nuclear?, ¿Hay potencias atómicas malas, y buenas?

Si seguimos tirando de historia sabemos que las potencias vencedoras en la II Guerra Mundial se autoconcedieron el derecho de veto en el Consejo de Seguridad, y no sólo tienen esa ventaja, sino que irónicamente las que dan lecciones para un mundo mejor con castigos “ejemplares” resulta que tienen arsenales nucleares capaces de arrasar el planeta (EEUU tienen el mayor arsenal de armas nucleares en el mundo incluyendo 90 ojivas nucleares a lo largo de la frontera iraní), y ayudan a sus aliados a tenerlas. Este es el caso de India, Pakistán o Israel. A ninguno de estos países se les amenaza con sanciones internacionales. Al contrario, EEUU y sus aliados europeos siguen celebrando acuerdos en materia nuclear con ellos, y todos y cada uno de los nombrados siguen adelante con sus programas de desarrollo nuclear pese que ya en 1970 entró en vigor el Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares, y lo violan continuamente como vemos a continuación.

“El tratado tiene como objetivo evitar la proliferación de armas nucleares”, o sea, impedir que otros Estados, además de los que ya las tienen oficialmente (China, EEUU, Francia, Gran Bretaña y Rusia) posean armas nucleares. Además, “propone fomentar la cooperación en el uso pacífico de la energía nuclear (¡permitido!) y conseguir la meta del desarme nuclear”. Este Tratado prevé un sistema de inspecciones (inspectores de la OIEA) para controlar que no se elabore uranio enriquecido apto para fabricar bombas atómicas.

Imagen

                  Base secreta de misiles nucleares israelís en Dimona (Desierto de Neguev)

No olvidemos que Israel, Pakistán o India nunca firmaron dicho acuerdo por lo que no pueden comprar uranio en el mercado mundial, pero se ha demostrado recientemente que EEUU sigue suministrando uranio a Israel. El cual posee al menos 300 ojivas nucleares posicionándose así en el 6º país del mundo, y el cual sigue negándose a firmar cualquier Tratado de No Proliferación.

EEUU, China, Gran Bretaña, Francia y Rusia, directamente se pasan los acuerdos por donde todos sabemos, porque para eso son “los grandes y  buenos”. Incluso para fortalecer los poderes de los inspectores del OIEA se aprobó en 1997 el Protocolo Adicional del Acuerdo de Salvaguardas. Este protocolo permite a los técnicos del OIEA visitar prácticamente sin aviso previo cualquier instalación nuclear de un país adherido. Irán se adhirió al Protocolo en Diciembre de 2033, Rusia y Estados Unidos, nunca lo han hecho.

A Irán y Corea del Norte, les ha tocado el papel de malos, a esos ni agua. Y así, como ya pasó con Iraq o Afganistán, los cinco grandes se verían tentados a tener por fin sus nuevas guerras con una fácil, pero no menos sorprendente justificación, debido a la posesión de armas nucleares. Sobra decir lo justificado que estaría aunque demostraran programas nucleares pacíficos, o sencillamente, la inexistencia de tal armamento, porque como ya hemos visto a lo largo de la historia, hipocresía mediante, nuestros occidentalizados países siempre tienen la razón, y ya están nuestros medios de comunicación para reforzar esa idea.

Lo que está claro es que aquí ni hay buenos ni malos, ni hay que ser lameculos. La única garantía para un mundo seguro y pacífico es la eliminación de la totalidad de las armas nucleares cualesquiera que sean su tipo y ubicación. Y esto es algo que tendremos que recordarnos cada vez que abramos un periódico o encendamos un televisor, para que si al menos, cuando intenten mentirnos y manipularnos podamos tirar de historia, de hechos y de sentido común. No seamos cínicos.

Imagen

Mariu Berruezo.

Anuncios

Un pensamiento en “HIPOCRESIA NUCLEAR: IMPERIO VS. IRÁN”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s