La mujer de ébano y la fortaleza

Cada vez que se habla de África una imagen estereotipada viene a nuestra mente: el niño desnutrido, la mujer mutilada y/o violada, los niños soldado, las largas filas de refugiados en los campamentos, los hombres con más armas que vestimenta, la tierra agrietada por la falta de agua, los poblados destruidos por la violencia, las costillas marcadas por los estragos del hambre… Ésta es la imagen que durante años y por diversos medios se nos ha dado de un continente tan inmenso como África, con una población aproximada de mil millones de personas, y con una diversidad cultural, religiosa y étnica que desmiente cualquier generalización e idea preconcebida.

Sin embargo, África esconde otras noticias y experiencias que demuestran al mundo la fuerza de un pueblo al que se le ha dado la espalda durante años. Es especialmente esperanzador el papel que están tomando las mujeres africanas en la etapa que protagoniza dicho continente en el reciente siglo XXI. Hartas de injusticias, conflictos, violencia y la inestabilidad impuesta por factores ajenos a sus comunidades, la mujer de ébano planta cara a esta incoherencia de vida que les ha tocado vivir.

The Advocacy Project en Flickr
The Advocacy Project en Flickr

Este es el caso de las mujeres malienses, quienes recientemente han podido ver cómo su país se ponía en el punto de mira de la comunidad internacional, especialmente de su antigua potencia colonizadora Francia, como nuevo escenario de la llamada guerra contra el terrorismo internacional. Como en muchos casos de operaciones militares en territorios extranjeros, se ha apelado a la defensa de los derechos humanos y en especial de grupos en situación de vulnerabilidad como pueden ser las mujeres. Esta bandera de la hipocresía ha chocado con un grupo de mujeres africanas, quienes a finales de 2012 lanzaban un comunicado diciendo “NO! A la guerra impuesta por otros”.

En este texto, las firmantes argumentan en siete interesantes puntos (la negación de la democracia, la vulnerabilidad de las mujeres en zonas de conflicto, las incoherencias de la comunidad internacional, el estatuto de rehenes, la guerra interpuesta, la mundialización de los males y de las redes y la perspectiva ‘Bandenya’ como alternativa a la guerra) su rechazo al conflicto que amenaza su país y sus vidas. “Nuestras armas deberán ser la lucidez y la madurez política en este mundo sin fe ni ley. No hay ninguna razón para que Mali se comprometa en un terreno en el que tanto Francia como Estados Unidos se retiran, a pesar de la potencia armamentística de la OTAN. A la economía de la guerra, nosotras, las mujeres de Mali, oponemos la economía de la vida aprovechando la transición en curso como una ocasión histórica de hacer frente al triple desafío del saber, de la ciudadanía y del diálogo (…)”, aseguran en el manifiesto.

 
Pero las mujeres de Malí no están solas, otras voces de ébano surgen desde el corazón de África, desde una de las tierras más ricas en minerales del mundo, desde un territorio condenado a un eterno conflicto. Son las voces de miles de mujeres congoleñas que desde su exilio forzoso claman por el futuro de su país. Ellas que dejaron la República Democrática del Congo huyendo de la violencia, de la guerra, de la inestabilidad constante; Ellas han unido sus voces en una misiva dirigida al embajador estadounidense Johnnie Carson, Subsecretario saliente de Estado para Asuntos Africanos del Departamento de Estado. En este llamado, que recoge Rebelion.org, la Diáspora Congoleña de Mujeres Inmigrantes, Refugiadas, y Buscadoras de Asilo en Bélgica, Canadá, Francia, Sudáfrica, Reino Unido y los Estados Unidos critica la falta de responsabilidad y la posición neocolonialista que asume EEUU en el país, favoreciendo la respuesta armada, dejando de lado los intereses y seguridad de los propios congoleños.

 

“Los Estados Unidos actualmente favorecen una agenda militar, subvirtiendo la institucionalización y promocionando la violencia armada como única forma de acceso al poder político y económico en la región de los Grandes Lagos de África. Estamos preocupadas de que Estados Unidos no esté avanzando decididamente en señalar a Ruanda y Uganda como responsables por su apoyo a las guerras por intermediación y a los crímenes cometidos en la República Democrática del Congo”, señalan por un lado mientras no olvidan los verdaderos motivos e intereses internacionales de intervención en la región. “Los consecutivos conflictos armados que han tenido lugar en la República Democrática del Congo son guerras por intermediación financiadas por corporaciones multinacionales para el acceso ilegal y el control de coltan, casiterita, berilio, niobio, andesina, europio rutenio (usado en la industria aeronáutica y espacial), petróleo, diamantes, oro, zinc, cobalto, cobre, plata, cadmio, uranio, y otros raros y nuevos metales de excepcional concentración en el suelo de la República Democrática del Congo. La explotación de estos recursos naturales es frecuentemente llevada a cabo en condiciones inhumanas y peligrosas por hombres, mujeres así como por niños quienes son explotados, tratados sin dignidad humana y frecuentemente forzados a trabajar a punta de pistola”.

KOLODIMBA001 de Gonzalo Hóhr Zamora en Flickr
KOLODIMBA001 de Gonzalo Hóhr Zamora en Flickr

Ésta y otras muchas son las verdades de África y éstas y otras muchas mujeres son las que demuestran la fortaleza de todo un continente. El miedo a alzar sus voces, a denunciar lo que condena el pasado, presente y futuro de sus pueblos va poco a poco desapareciendo. Son mujeres que dan lecciones al resto de la Humanidad, demostrando que África es mucho más que hambre y pobreza. África tiene fuerza para luchar por su futuro, para cambiar su presente de corrupción e intereses internacionales sangrantes, sin dejar de olvidar su pasado de injusticias. Si escoge los caminos adecuados, África será un modelo de desarrollo, sostenibilidad e igualdad para el mundo, como muchas de sus mujeres de ébano lo son ahora para otros pueblos que buscan la fortaleza para cambiar sus destinos.

 

Ruth García Hernández

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s