La cuesta de septiembre

En plena vuelta al cole,  en un país tan vapuleado por la crisis como España, las cosas no pintan fáciles para muchas familias que siguen sin poder afrontar la serie de gastos que conlleva esta peculiar “cuesta de septiembre”. La pasada semana siete millones de estudiantes de enseñanzas no universitarias  volvieron a las aulas, algunos envueltos en una situación de complicada incertidumbre.

Los ciudadanos hacen lo que pueden, aunque las decisiones desde altas instancias no siempre lo pongan fácil: el pasado fin de semana algunos vecinos del madrileño Barrio del Pilar organizaron un mercadillo de trueque de libros de texto para intercambiar y poder conseguir los necesarios sin un desembolso que se sitúa entre los 200 y 240 euros.

 

¿Cuánto cuenta la vuelta al cole?

Aunque no solo se trate de libros de texto, éstos suponen el gasto más elevado a pagar “de golpe y porrazo”. Dadas las circunstancias económicas de millones de familias españolas, es cuanto menos llamativo observar que el precio de los libros de texto continúa su tendencia al alza, siendo para el curso 2013-2014 un 1,1% más caros, hasta un 1,3% en Educación Infantil, según la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza.

Image

Entre libros de texto, material escolar, transporte y comida, la vuelta al cole puede suponer gastos por 838 euros de media, aunque depende de donde se estudie: Madrid encabeza el temido ranking de las comunidades con vuelta al cole más costosa, allí la media está en 1.450 euros por hijo y año escolar, Cataluña le sigue de cerca con una media de 1.400 euros, después Valencia con 1.360 euros. Entre las menos caras gana la Rioja, donde el promedio es de 605 euros por alumno y año, en Galicia la cifra asciende a 990 euros, y de ahí en adelante, ninguna Comunidad baja de los 1.000 euros.

Teniendo en cuenta que el desembolso de casi todo este gasto se realiza a principios de curso, y en un país donde uno de cada cuatro menores se encuentra en situación de riesgo de exclusión social, podemos afirmar sin temor a equivocarnos de que se trata de un problema grave, dramático incluso para muchas familias españolas donde los recursos económicos son demasiado limitados, o inexistentes. En 1.400.000 hogares españoles ningún miembro tiene trabajo, y en 500.000 hogares no entra absolutamente ningún ingreso.

 

La respuesta de la administración

La polémica Ley LOMCE (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa), popularmente conocida como Ley Wert, se encuentra en trámites parlamentarios para su aprobación en las Cortes. Se trata de una de las leyes más criticadas del actual gobierno ya que, entre otras cosas, incluye el endurecimiento de los requisitos de acceso a las becas: las últimas reducciones en las becas de libros y comedor van desde el treinta al cincuenta por ciento.

Image

EL trato hacia el personal docente no es mucho mejor, lo cual repercute directamente en la calidad de la enseñanza tanto como que un niño no pueda alimentarse correctamente, o no tenga acceso al material escolar que le imponen comprar. Los colegios e institutos españoles han perdido cincuenta mil profesores desde 2011, un efecto producido por la combinación del despido de miles de interinos y la práctica desaparición de ofertas de empleo público.

 

La respuesta ciudadana

El calendario de movilizaciones estuvo repleto de actividad en el curso pasado, incluyendo huelgas generales de educación y una tensa relación entre la comunidad educativa y el Ministerio que ha orquestado la mayoría de los recortes que afectan a la misma. Se prevé que de igual manera, en el curso que empieza, la protesta social siga siendo la tónica dominante.

Image

Acciones de solidaridad ciudadana se extienden por todas las comunidades y barrios para ayudar a las familias con menos recursos a afrontar. Además de las instituciones de ayuda social clásicas como Cáritas o Cruz Roja, muchas asociaciones ciudadanas surgidas en el contexto de la crisis, incluso partidos políticos, se están implicando en la tarea de recoger y repartir material escolar, incluso becas de comedor al margen de las que otorga el Ministerio de Educación, para dar más cobertura a una situación de emergencia nacional.

La profunda desinversión que se está aplicando al sistema educativo no puede sino invertir procesos de desarrollo social de los más básicos.  Según el psicólogo Abraham Maslow, las necesidades fisiológicas (comer, higiene) han de satisfacerse antes de las de seguridad (empleo, vivienda), y ambas antes de cualquier tipo de necesidad puramente social como puede considerarse a la educación y la formación de tipo académico. En España no se están garantizando desde el Estado la cobertura de las primeras necesidades, y tenemos incluso antecedentes de niños buscando comida en las papeleras de los colegios, o sufriendo mareos por ir al colegio sin desayunar. Con todo esto a la vista, quizás sea el momento de pensar que quizás  un sistema de tales características asegura una severa reducción en los indicadores de desarrollo social en un futuro no demasiado lejano.

 

Alba Sánchez Serradilla

Anuncios

Un pensamiento en “La cuesta de septiembre”

  1. Después de leer el articulo,no se que decir.Me vienen a la memoria los políticos y los llamados poderosos”vaya mierda de poder,envejecen enferman y mueren como los demás”
    Como decía me acuerdo de semejantes personajes y lo que pienso y les deseo no voy a decirlo aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s