¿Quién mueve los hilos del Mundo? Cumbre del G8 en Irlanda del Norte.

No todas las semanas la agenda internacional está marcada por un evento tan importante como una Cumbre del G8, o en otras palabras una reunión de los líderes más poderosos del planeta.
Este pasado lunes 17 y martes 18 un blindado complejo turístico cercano a la ciudad de Enniskillen, en Irlanda del Norte, ha sido el escenario donde se ha discutido la gobernanza del mundo bajo la apariencia de foro internacional de debate.
Para ponernos en situación y saber de qué estamos hablando haré una pequeña introducción histórica y un breve resumen sobre la organización y su funcionamiento.

HISTORIA DEL G8
Los orígenes de esta reunión anual se remontan a la crisis del petróleo de 1973. Estados Unidos junto a los ministros de finanzas de Reino Unido, Japón, Alemania y Francia, acordaron la creación de un foro anual de discusión sobre temas internacionales, centrándose obviamente en el aspecto económico.
La primera reunión del grupo fue en 1975 bajo la organización de Francia y su entonces Presidente Valéry Giscardd’Estaing. A esta primera supuesta “discusión informal sobre asuntos de política internacional” fueron invitados los líderes políticos de Estados Unidos, Alemania, Japón, Reino Unido, uniéndose ese año al selecto club Italia. Años después invitarían al representante de Canadá y posteriormente al de Rusia, conformándose en 1998 el grupo conocido como G8.
Como actor internacional de peso la Unión Europea participa en estas reuniones en calidad de observador. Su representante es el presidente del país que ostenta la presidencia rotativa de la UE en ese momento. Actualmente la Presidencia del Consejo de la Unión Europea está en manos de Irlanda por lo que su representante en la cumbre ha sido el Presidente irlandés Michael Daniel Higgins.

¿QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA?
Es un foro formado por 8 de los países más industrializados, y por lo tanto más ricos  (suponen el del 65% de la riqueza mundial)y con mayor capacidad política y militar. Aún así el criterio para formar parte de la organización no solo es el criterio económico, ya que si solo se tiene en cuenta el PIB per cápita tendrían que estar presentes otros países como China o Noruega.
El G8 no es un organización internacional, no tiene competencias supranacionales como pueda tener la Unión Europea, ni tampoco un sistema administrativo propio que se encargue de su gestión. Al funcionar como un foro de discusión su organización recae en el país que ostenta la presidencia ese año. Su presidente es rotativo y es uno de los Jefes de Estado de alguno de los 8 países miembros. Este año es el turno del Primer Ministro británico David Cameron, por lo que el país encargado de la organización ha sido Reino Unido.
El G8 no tiene competencias para decidir qué decisiones toman los países pero sí suficiente influencia en organizaciones internacionales como Naciones Unidas ( 4 de sus miembros pertenecen al Consejo de Seguridad por lo que tienen derecho a veto), por lo que pueden conseguir que sus iniciativas no caigan en saco roto.
El Grupo de los 8 se reúne y discute temas de importancia global que van cambiando con los años. Los temas siempre se hacen públicos, al igual que los resultados de la cumbre, pero el resto de la información que se trata en las reuniones es confidencial y no sale a la luz.

ImagenMapa de los países pertenecientes al G8.

¿QUÉ HA PASADO ESTE AÑO?

Para ponernos en antecedentes veamos cuáles han sido los temas que se han tratado este 2013:
* Por una parte en el terreno económico se han comentado medidas para una mayor transparencia fiscal que evite la evasión de impuestos y la corrupción. También se ha hablado de fomentar un crecimiento económico para solucionar la crisis actual, teniendo en cuenta la premisa de un comercio más justo y sostenible.
* Por otra parte en el ámbito político el tema estrella ha sido Siria. También se ha debatido sobre la situación en Mali, el programa militar de Corea del Norte o el apoyo de los países ricos a las nuevas democracias árabes, entre otros temas.
Ahora bien, ¿Qué ha pasado durante estos dos días?. Pues que ha ocurrido lo que se esperaba y la cumbre ha finalizado sin acuerdos sobre la actuación de la Comunidad Internacional para poner fin de la guerra en Siria. Los 8 han acercado posiciones para que se celebre una conferencia de paz próximamente y crear un órgano de gobierno de transición. Además se han comprometido a facilitar la llegada de los 1500 millones de dólares en ayuda humanitaria. Pero estos avances han sido más insuficientes de lo que se esperaban debido a la postura de Rusia. El presidente Putin se mantiene en su postura de apoyar el régimen de Bachir El Asad por lo que los planes de los 8 de crear un gobierno excluyendo al presidente, tal y como sugería EEUU, se han visto frustrados.
Parece que sí ha sido más fructífera la colaboración de los 8 en materia de transparencia del sistema financiero. Por ejemplo, se han aprobado medidas para la creación de un impuesto internacional que evite la formación de paraísos fiscales. Otras tantas no han tenido tanto consenso y han quedado en el aire a la espera de tomar forma en la próxima cumbre del G20 que tendrá lugar también este año.

¿POR QUÉ NOS MANIFESTAMOS EN CONTRA?
Las cumbres del G8 han estado marcadas históricamente por las protestas sociales. Una de las cumbres participación más multitudinarias fue la de 1998 en Birmingham. En la sede de la cumbre se dieron cita más de 70.000 personas que trazaron una cadena humana alrededor de la misma, exigiendo la cancelación de la deuda a los países más pobres.
Otra cumbre cuyas protestas trascendieron fue la Cumbre de Génova en 2001 donde más de 300.000 personas se unieron para alzar sus voces contra los 8. Esta cumbre también pasará a la historia porque un activista perdió la vida a manos de los carabinieri. También 62 personas tuvieron que ser hospitalizadas tras el asalto armado de la policía a la escuela donde dormían.
Este año las acciones comenzaron a principios de junio, aunque la más importante tuvo lugar el martes 11 de junio en una jornada de manifestaciones por todo Reino Unido bajo el nombre de “Carnaval contra el capitalismo”. Las acciones se han sucedido durante el mes de junio por todo el país, especialmente durante la semana de la cumbre.
Hoy día las formas de organizarse son diferentes y las nuevas tecnologías hacen posible otras formas de protesta, pero lo que no cambia son las reclamaciones de los ciudadanos: un gobierno mundial más democrático, trasparente y equitativo.
Esta vez las protestas han discurrido de forma más pacífica y menos multitudinaria que otros años, hecho que se explica tras sucesos como los ocurridos en Génova. Además cada vez los enclaves de la cumbre son más inaccesibles y el blindaje policial es mayor.

Imagen

Evento multitudinario de protesta en Hyde Park, Londres, 7 de junio. Fuente. CAFOD Media Team.

Debido a que los miembros del G8 son quienes son, sus propuestas podrían servir para realizar verdaderos cambios en política.
Los compromisos más notorios alcanzados por los 8 que han caído en saco roto han sido:

  • La promesa de destinar 0,7% del PBI en calidad de ayuda para el desarrollo.
  • La condonación o reducción notable de la deuda a países amenazados por la pobreza  en 2005 . En 1999 se prometieron 110 mil millones de dólares, los cuáles no se han hecho efectivos.
  • La aplicación del compromiso adquirido en 2010 de ofrecer un acceso universal a la prevención y tratamiento contra el Sida con una ayuda de 13 mil millones de dólares anuales que tampoco se ha materializado.”

En vez de eso, el discurso de sus reuniones se llena de palabras vacías y el único impulso político del grupo es el dedicado a globalizar las políticas neoliberales y afianzar el capitalismo.
Los medios de comunicación nos venden una idea de estas reuniones que no se corresponde con la realidad. Nos hacen creer que los países más poderosos, en su afán por mejorar el mundo, se reúnen para ver cómo solucionan los problemas más graves del planeta. Lo camuflan como solidaridad y cooperación pero finalmente es la imposición de voluntad de los más ricos sobre los que lo son menos. Una imposición de unos pocos (los 8 son el 11.5% de la población mundial) que se reúnen una vez al año para decidir como perpetuar su hegemonía de poder durante otro año más.

 Beatriz Alonso González

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s