La nueva emigración española

Esta semana los medios de comunicación han vuelto a poner en evidencia la precaria situación del empleo español. Según la reciente Encuesta de Población Activa publicada por el INE la escalofriante cifra es de 6.202.700 personas desempleadas. Uno de los sectores más castigados es el de la población joven, ya que el 44% de las personas menores de 30 años están desempleadas, un total de 1,8 millones de jóvenes.

Las últimas reformas laborales, tanto de PSOE como de PP, la pérdida de acceso a puestos de trabajo fijo, las dificultades para acceder a una vivienda digna, el “tasazoç2 universitario y el descenso en la calidad de la educación, además de la destrucción del empleo público y de la contratación indefinida han hecho que muchos de estos jóvenes, cansados de esperar una oportunidad en su país, hayan emprendido la búsqueda de una en otro lugar.

Desde principios de 2008 a finales de 2012 más de 390.206 españoles han emigrado al extranjero por motivos laborales, según datos del Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero realizado por el INE. Aunque se estima que el número sea mayor ya que muchas personas no llegan a registrarse en los consulados del país en el que residen.

Los destinos más solicitados son los países miembros de la Unión Europea, debido a las facilidades para viajar sin contrato de trabajo, principalmente Reino Unido, Francia y Alemania. Aunque en los últimos años Latinoamérica se va consolidando poco a poco como destino en auge con países con bastante emigración española como Argentina y Brasil.

Imagen

Fuente: #Nonosvamosnosechan

Estas personas, muchas de ellas jóvenes y cualificadas, lo abandonan todo en busca de una situación que les permita vivir dignamente. Ante la imposibilidad de encontrar un empleo relacionado con su educación, emigrar es una opción para poder independizarse. Según datos del Instituto Nacional de Estadística los que más optan por esta drástica solución son los jóvenes de 25 a 35 años sin cargas familiares, aunque en los últimos años esto está cambiando y cada vez población por encima de estas edades busca fuera las oportunidades que no encuentra en casa.

El problema es que no es oro todo lo que reluce. Lo que a primera vista puede parecer una oleada de jóvenes con espíritu emprendedor y aventurero que se marchan para complementar su formación y vivir una experiencia que les enriquezca de por vida, en realidad es un exilio económico. En la sesión de Control al Congreso del 17 de abril, Fátima Bánez ministra de Empleo, dejó bien claro que el nuestra clase política aún sigue sin darse cuenta del grave problema que tiene nuestro país. Donde todos empiezan a ver una “Fuga de Cerebros” la ministra hablaba de “movilidad exterior” y de “intercambio”. Esta “movilidad exterior” que al final se traduce en que la generación más cualificada y preparada de nuestro país se está viendo obligada a huir del país para poder trabajar. Personas que durante años han estado luchando por sacar adelante unos costosos, tanto en tiempo como en dinero, estudios  se ven obligados a abandonar la idea de poder asentarse en su país y encontrar trabajo acorde a su cualificación.

Imagen

Fuente: #Nonosvamosnosechan

Una vez que emprendan el viaje estos jóvenes se encontraran con varias opciones. Los más afortunados, y en su mayoría pertenecientes a perfiles de alta cualificación como ingenieros, podrán optar a encontrar un trabajo de lo que estudiaron. Y ante esta situación muchos países europeos no pierden la oportunidad de aprovechar la situación. Uno de los que más emigración está recibiendo es Alemania. En declaraciones al diario Der Spiegel, la ministra alemana de Trabajo, Ursula von der Leyen, considera a los inmigrantes españoles “un golpe de suerte”, al referirse a la llegada masiva de inmigrantes jóvenes y altamente cualificados procedentes de España, y también de Italia, Grecia y Portugal. Jóvenes que están supliendo su déficit de profesionales cualificados.

Otros, el grueso de los emigrados, tendrán que conformarse con lo que salga y trabajar en condiciones precarias. Personas con estudios de máster, licenciaturas, diplomaturas y formación profesional de calidad, se verán en la situación de tener que trabajar muchas horas y por poco dinero, sobre todo cuando el idioma es un problema. Estos jóvenes profesionales empezarán trabajando como camareros, “fregaplatos”, limpiadores, dependientes, etc. En definitiva en los trabajos que las personas del país de origen no consideran dignos. Algo por lo que también pasamos nosotros años atrás.

Las soluciones que plantea el Gobierno de nuestro país no son muy esperanzadoras. Ya ha pasado un año desde que se implantara la última reforma laboral en nuestro país, en febrero de 2012. A vista de todos está el fracaso de la reforma en la creación de nuevo empleo y la destrucción del ya existente. Los trabajadores han perdido capacidad económica, el gasto público ha descendido, las condiciones de trabajo se han devaluado, los contratos indefinidos son recuerdos del pasado…

Mientras el Gobierno y Oposición no hacen más que tirarse la pelota y culpar al otro, el barco hace aguas. Cada día líderes de diferentes colores nos dicen que todos los recortes son necesarios, que la austeridad es el camino y que estas medidas son dolorosas para todos. Pero  son más dolorosas para unos que para otros.

Por el momento mi generación se enfrentará a una subida de las tasas universitarias, a una nueva reforma educativa, a contratos en prácticas sin cotizar y a aún largo etcétera de problemas que nos imposibilitaran tener la calidad de vida que tuvieron nuestros padres, de seguir así la situación.

El FMI nos dice que hasta 2016 no veremos crecimiento en nuestro país, no sabemos si ese crecimiento se refiere también al que afecta a las personas. Los datos humanos no importan tanto en macroeconomía. Tanto el Banco Central Europeo como el Fondo Monetario Internacional no se aclaran sobre qué hacer con países como España. Proponen cambios pero nada asegura que sean soluciones a medio y largo plazo.

Es probable que dentro de unos años se escriban libros de economía hablando sobre los errores y aciertos en la gestión de la crisis económica que vivimos. Pero ahora es cuando nos toca a todos sufrir las consecuencias de este juego económico. Nosotros somos los que miramos al futuro con incertidumbre, cuando en el presente lo único que podemos hacer es manifestarnos para que nuestra voz se oiga. Iniciativas como “Ocupa el Congreso”, las huelgas de la sanidad pública, las manifestaciones estudiantiles o las marchas casi diarias contra los recortes del Gobierno, se están convirtiendo en algo habitual.

La solidaridad y la unión siempre han sido uno de nuestros grandes poderes y parece que estamos recordándolo. Nos toca cambiar de mentalidad y vernos en situaciones que creíamos que nos serían ajenas. Hace unos años en España nos sentíamos en la élite de los países desarrollados y nosotros también despreciamos a la población emigrante que vino a sobrevivir trabajando de lo que nosotros no queríamos. Puede que muchos ahora en calidad de emigrantes se sientan más cerca de esas personas que antaño miró con desprecio. Puede que para algunos haya sido una cura de humildad el sentirse despreciado por el país de acogida como antes se sintieron así otros en el nuestro. Puede que algún día aprendamos de nuestros errores y aprendamos que los recursos no son exclusividad de unos cuantos. Que las riquezas o pobrezas son por igual de todos. Todas las personas tenemos derecho a poder ganarnos la vida dignamente sea en el lugar que sea. Si por desgracia no puede ser en nuestro país, lo haremos fuera como hicieron nuestros abuelos. Por lo mismo si otros se encuentran en la misma situación deberíamos sentir solidaridad y no desprecio ante la valentía que supone abandonar toda una vida en busca de un futuro alternativo y que anhelamos más esperanzador.

Beatriz Alonso González

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s